Apartheid religioso

Intouchables 2 -Charlie Hebdo
Charlie Hebdo n°1057 – 19 septiembre 2012 – Intouchables 2 (Intocables 2: no hay que burlarse).

Hace poco más de dos años murió Nelson Mandela (1918-2013), el primer presidente negro de Sudáfrica y hombre clave para acabar con el régimen racista del apartheid, y entonces desde todo el mundo le recordaron con merecidos homenajes como referente en la defensa de los valores de igualdad.

En Sudáfrica, el apartheid fue un sistema de segregación racial. «Básicamente, este sistema consistía en la creación de lugares separados, tanto habitacionales como de estudio o de recreo, para los diferentes grupos raciales, en el poder exclusivo de la raza blanca para ejercer el voto y en la prohibición de matrimonios o incluso relaciones sexuales entre blancos y negros» (Wikipedia).

Los principales líderes del mundo, gobernantes, políticos, medios de comunicación… se despidieron de Mandela como lo que fue, un icono de la defensa de los derechos humanos y civiles. Ahora, muchos de ellos callan y miran hacia otro lado ante otro apartheid, el que está sucediendo en Israel con los no judíos.

Esto no es nuevo, pero me ha venido a la cabeza a raíz de la reciente información sobre la intención del presidente de la comunidad judía en España, David Hatchwel, de interponer una denuncia contra la revista satírica El Jueves por «insultos a la religión, a los fieles y a los textos judíos» y por «componentes antisemitas».

Concretamente El Jueves ha publicado una historieta (DesHechos Históricos, hermosas historias 100% reales) a dos páginas con viñetas de Julio A. Serrano en la que se denuncia las leyes racistas y excluyentes del Estado de Israel.

DesHechos Históricos
Extracto de viñeta de Julio A. Serrano en DesHechos Históricos. Click en la imagen para ver la historieta completa.

En tono humorístico, el autor trata información real sobre la política de Israel, como ha puesto de manifiesto Agustín Velloso en su artículo Israel y El Jueves: ¿quién miente?, que viene a analizar la veracidad de la información expuesta en las viñetas.

Como respuesta a esta denuncia, se ha redactado el Manifiesto «En solidaridad con El Jueves. Sí a la libertad de expresión. No a la discriminación religiosa y política. No a la ocupación de Palestina» que ha recabado múltiples adhesiones de particulares y asociaciones (Políticos, intelectuales y artistas apoyan a ‘El Jueves’ frente a las “presiones” de la comunidad judía). Por cierto, alguno de los firmantes ha recibido presiones por ello: Firmo por la libertad de expresión y en solidaridad con ‘El Jueves’ y el ‘lobby’ judío me amenaza.

Por todo ello, desde Pósits modestamente nos sumamos a la condena de «la tentativa de criminalizar la libertad de expresión, defendemos el derecho de El Jueves a satirizar en todas direcciones y exigimos de paso a Israel el cumplimiento de la legalidad internacional y el fin de la ocupación de Palestina» (del Manifiesto en solidaridad con El Jueves).

Parece que la sátira denunciada llevaba demasiada verdad (Israel ha creado un apartheid en Palestina), y el paralelismo entre un apartheid racial y otro religioso es evidente.

Por lo que, volviendo a Mandela, ¿por qué no dicen nada todos aquellos que le despidieron con tantas alabanzas? Ahora, esos líderes, esos medios de comunicación, tan locuaces para conmemorar la obra de Mandela y alabar su lucha por los derechos humanos, callan cuando se trata de Israel.

Es un hecho que a las grandes potencias occidentales siempre les ha costado mucho criticar a Israel y cuestionar sus acciones bajo el lema de que Israel tiene derecho a defenderse del terrorismo. Con esa postura, Estados Unidos y Europa, líderes en este conflicto, han reconocido implícitamente a Israel un estatus de impunidad para violar sistemáticamente el derecho internacional, los derechos humanos y los acuerdos de los que forma parte sin ser condenado.

La relación entre Estados Unidos e Israel está basada en millones de dolares de ayuda financiera militar. Curiosamente Obama siempre ha mostrado su admiración por Mandela, y también por Martin Luther King, como luchadores contra la segregación, pero los palestinos no son negros.

Y en cuanto a Europa, más allá de añejos sentimientos de culpabilidad hacia la comunidad judía por el Holocausto y el miedo a acusaciones de antisemitismo, y de las raíces históricas de un colonialismo germen de la situación actual, ¿qué le podemos pedir a una Europa que, incumpliendo sus propias normativas de asilo y derechos humanos, niega asistencia humanitaria urgente y es cómplice de la tragedia de miles de refugiados sirios?

2 Replies to “Apartheid religioso”

  1. Pingback: Bitacoras.com
  2. Al parecer el autor no se tomo el tiempo de visitar israel y descubrir la superficialidad de su postura sobre israel…

    sin mencionar que decidio culpar a los judios en israel por su insulto contra los judios en España…es importante que sepa que los judios no tienen poderes telepaticos ni son parte de una conspiracion mundial…

    judeophobia…basicamente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *